Queso fresco tipo burgos hecho en casa

Ingredientes:

1 litro de leche fresca
3 cucharaditas de postre de lactato cálcico (se puede comprar por Internet)
1 cucharilla de café de cuajo

Utensilios:
Termómetro
Olla
Filtro (puede servir un paño de cocina de algodón limpio)
Un escurridor (yo utilizo un colador grande)
Un bol grande
Un cucharón

Instrucciones:

  1. Calentar la leche entre 35°-40° (esto es templado, se puede tocar la olla sin quemarte)
  2. Cuando la leche llega a temperatura se saca del fuego y se añade el lactato cálcico y se remueve para que se disuelva bien.
  3. Añadimos el cuajo y removemos para que se mezcle bien.
  4. Tapamos la olla y dejamos reposar una hora para que cuaje la leche.
  5. Ponemos el filtro sobre el escurridor y este sobre un cuenco grande p es recoger el suero (que luego podemos aprovechar para otras recetas)
  6. Cortamos la leche cuajada en dados grandes para romperla. No deben ser demasiado pequeños.
  7. Con un cucharón vamos pasando la leche cuajada al filtro, con ciudad o de que no se rompan mucho los bloques.
  8. Dejamos que vaya escurriendo el suero, si se llena esperamos a que baje solo para ir echando más leche.
  9. Dejamos que escurra mínimo ocho horas, yo lo suelo dejar unas veinticuatro horas, en la nevera.

Yo no le pongo sal, pero si queréis añadirle se puede hacer en el momento en que tenemos ya el filtro lleno, parece que la sal se distribuye sola, insisto, no lo he probado nunca!!

Y ya está, un queso fresco como los de antes! Con textura de queso de Burgos y no esa gelatinosa de los que venden envasados.

 

Deja un comentario