Archivo de la categoría: Consejos

¿Qué necesito para empezar?

empezarPara empezar con la alimentación complementaría a demanda no se necesita gran cosa, todo depende de lo exigente que seas a la hora de la limpieza.

Puedes empezar con tu bebe en tu regazo y dejando que coma de tu plato, así lo único que necesitarás será un babero. Pero seguramente querrás que tu bebe pueda comer solo “sentado en su sitio” sobretodo cuando sea un poco más mayor y ya empiece a “comer en serio”

Este es el equipo básico que yo he utilizado:

Trona: que sea lo más sencilla posible, ligera y sobretodo fácil de limpiar. Si tu trona es complicada de limpiar pon una toalla o trapo por encima porque se va a manchar. Y mucho. Es interesante que tenga mesa.

Baberos: Los de mangas impermeables son una buena opción, la única pega que pueden tener es el tamaño. Generalmente están pensados para niños más mayores y a un bebe de seis meses pueden irle grandes. Si es verano la mejor opción es dejar al bebe solo con el pañal, si no hace buen tiempo y el babero de mangas es muy grande a mi lo que mejor me ha funcionado son los beberos impermeables atados al cuello con un lazo y arremangar bien las mangas. Eso si, cuenta con que se va a manchar le pongas lo que le pongas.

Platos, vasos y cucharas. Si quieres dárselos para que juegue y se vaya familiarizando con ellos, muy bien. Si pretendes utilizarlos para su función original prepárate para platos y vasos voladores (contenido incluido). Lo más cómodo es poner la comida directamente en la mesa o en la tabla de la trona.

Perro o protector de suelo. Si tienes perro va a estar encantado (siempre que le dejes comer lo que cae, claro). Si no lo tienes o no quieres que se ponga morado con todo lo que cae al suelo puedes probar a poner la trona sobre un hule o papel de periódico, hay a quien le gusta este sistema, nosotros tenemos perro, pero personalmente encuentro más sencillo limpiar el suelo que un hule. Si el hule o mantel está limpio puedes recoger la comida que llegue al suelo y ofrecérsela de nuevo a tu bebe. En nuestro caso la comida no llega a tocar el suelo, Froi se encarga de ello 🙂

 Y poca cosa más material necesitas para empezar.

Solo hay una cosa MUCHO MAS IMPORTANTE que todo lo que te he contado aquí, es vital INFORMARSE BIEN. El blw mal llevado a la práctica puede ser peligroso, por eso te animo a que antes de empezar te informes bien de como tienes que ofrecer la comida a tu bebé y sobretodo de lo que tienes que hacer en el poco probable caso de que se atragante.

Recomendaciones de la SEICAP sobre introducción de alimentos. 2012

SEICAP: Sociedad española de inmunologia clínica, alergología y asma pediatríca.


No es necesario retrasar la introducción de alimentos en niños para prevenir alergias

En caso de sospecha de alergia en niños se recomienda acudir a un servicio de alergología pediátrica para un correcto diagnóstico

El asma alérgica suele aparecer a los 3 ó 4 años

Madrid, 20 de febrero de 2012. Ya no es necesario retrasar la introducción de determinados alimentos por su potencial alergénico, como se hacía hasta ahora en muchos casos, según un estudio publicado en la revista Evidencias en Pediatría, ya  que la proporción de niños con síntomas alérgicos no aumentaLa Sociedad alergiasEspañola de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP) apoya las recomendaciones de esta investigación y recomienda acudir a un servicio de alergología pediátrica si se sospecha que el niño puede ser alérgico.

Alimentos como la leche de vaca, el huevo, los frutos secos, la soja o el gluten pueden empezar a introducirse en niños a partir de los seis meses, pues el hecho de posponerlo ya no está asociado con la aparición de eccema o sibilancias (pitidos al respirar) según el estudio. La doctora Ana Mª Plaza, coordinadora del grupo de trabajo de alergia a alimentos de la SEICAP “aconseja empezar a introducir estos productos a las edades adecuadas y recomendadas por el pediatra, por ejemplo el huevo alrededor del año o el trigo hacia los seis meses”.

El trabajo, realizado por el Hospital Universitario de Rotterdam, en Holanda, se realizó con 6.905 niños desde el nacimiento hasta los cuatro años, entre abril de 2002 y enero de 2006. A estos niños se les empezó a introducir entre los seis y los 12 meses alimentos tales como la leche de vaca, el huevo, el cacahuete, los frutos secos, la soja y el gluten. El estudio comprueba que “no existe una asociación entre la introducción de este tipo de alimentos con la aparición de eccema o sibilancias”.

Los resultados fueron que un 31% de los niños presentaron sibilancias a los dos años y un 14% a los tres y cuatro años. “Estos porcentajes son habituales, puesto que está demostrado que uno de cada tres niños va a tener sibilancias a los dos años, causadas por infecciones víricas, y que el asma alérgica suele aparecer hacia los tres o cuatro años de edad”, afirma la doctora Plaza.

Otra reacción frecuente fue el eccema, que presentaron el 38% de los niños a los dos años, el 20% a los tres y el 18% a los cuatro años. Esto demuestra que “la introducción tardía de alimentos alergénicos después de los seis meses de edad no se asocia a un menor número de enfermedades alérgicas a los dos, tres o cuatro años”, según los autores. En el estudio también se observa que este tipo de reacciones alérgicas aparecen con más frecuencia en todas las edades cuando los niños tienen antecedentes de alergia a la leche de vaca en el primer año de vida y de atopía en los padres.

Para la doctora Plaza, la constante evitación de un alimento en niños diagnosticados de alergia al mismo “no genera, muchas veces, la desaparición de la patología”.

Introducción pautada en alérgicos

Un grupo de alergólogos pediátricos pertenecientes a centros de toda España han realizado un estudio que muestra que la introducción pautada de la leche de vaca en edades tempranas permite desensibilizar a los pacientes. Además, otro grupo de alergólogos pediátricos, liderados por la doctora Flora Martín-Muñoz, del Servicio de Alergología del Hospital Infantil La Paz, en Madrid, está coordinando una investigación nacional sobre las posibilidades de la inducción pautada en alergia al huevo.

 

http://www.seicap.es/ver-noticiaf.asp?sec=36&msg=1397&s1

Recomendaciones de la AESAN sobre verduras de hoja verde, 2011

AESAN: Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición

En abril de 2011, tras tomar en consideración el citado informe de la EFSA, la AESAN emitió una serie de recomendaciones dirigidas a la población española con respecto a la presencia de nitratos en hortalizas. Pese a que ratificó las recomendaciones de la EFSA, la AESAN añadió las acelgas a la lista de hortalizas potencialmente espinacaspeligrosas. Se trata de una verdura cuyo consumo en España es muy superior al observado en el resto de países europeos y cuyos niveles de nitratos pueden ser superiores a los de las espinacas. Las recomendaciones de la AESAN fueron las siguientes:

  • Se recomienda, por precaución, no incluir las espinacas ni las acelgas en los purés antes del primer año de vida. En caso de incluir estas verduras antes del año, se debe procurar que el contenido de espinacas y/o acelgas no sea mayor del 20% del contenido total del puré.
  • No conviene dar más de una ración de espinacas y/o acelgas al día a niños entre uno y tres años.
  • No se debe dar espinacas y/o acelgas a niños que presenten infecciones bacterianas gastrointestinales.
  • Las verduras cocinadas (enteras o en puré) no se deben mantener a temperatura ambiente. Es preciso conservarlas en el frigorífico si se van a consumir en el mismo día. Si no se van a consumir en el mismo día se deben congelar.

La AESAN insiste, en cualquier caso, en que “cuando se comparan los riesgos/beneficios de la exposición de nitratos por el consumo de hortalizas prevalecen los efectos beneficiosos reconocidos por su consumo”

 

Fuente: http://www.pap.es/FrontOffice/PAP/front/Articulos/Articulo/_IXus5l_LjPqmzmYUJVNzPRH8u5szUS_QHJQUdPzL8H72QdAigGiq_g

Cuidado con la procedencia de los alimentos que ofrecemos a nuestro bebé

Si la fruta y verdura proviene de agricultura ecológica mejor, cuantos menos productos químicos tengan serán menos peligrosos para nuestro bebe, hay que tener en cuenta que su organismo es más delicado así que los productos que escojamos tenemos que intentar que sean de la mejor calidad y lo menos manipulados posible.pesticidas

 

¡Pero atención! Cuidado con las frutas y verduras “del huerto de” que los tomates sean de la huerta del vecino o las peras del campo del abuelo, no nos garantiza que esas plantas o ese árbol no hayan sido fumigado con pesticidas nocivos, hay que asegurarse de que si ha sido así, ha pasado el tiempo recomendado por el fabricante para poder consumir la fruta o verdura. Cuidado con las verduras que se venden en las puertas de las casas, que la persona que las venda sea “aficionado” y no esté declarado no es garantía de que esas frutas y verduras sean más sanas, pueden haber recibido tratamientos con pesticidas, con el agravante además de que estas personas no están declaradas y no tienen seguro de responsabilidad civil por lo que ante un intoxicación quedaríamos desprotegidos. Si los productos proceden de un huerto de confianza, adelante, podemos consumirlos sin problemas, pero si tenemos dudas o no conocemos la procedencia, mejor no arriesgarse.

Que la huerta sea para consumo propio no garantiza que no se hayan usado productos químicos. Hay que tenerlo en cuenta. Si tenemos dudas siempre es mejor usar la fruta y verdura del super, a ser posible ecológicos, los proveedores profesionales están obligados a utilizar productos declarados no nocivos para la salud o a dejar el tiempo correcto para estos pesticidas no sean peligrosos aunque no tengan la certificación ecológica.